Chile

El Condorique: Exploración de un caso fallido de vinculación entre música popular e historieta humorística a partir de diferentes nociones de temporalidad – Cristian Guerra Rojas (Universidad de Chile)

Condorito, un ícono en Latinoamérica, y el mundo quizás, tiene una relación musical peculiar desde 1960. Patricio Morales y Los Labradores compusieron una cueca referente a una fiesta con Condorito y Yayita. En 1992, una pieza instrumental jazz ístmica de Ángel Parra dice de basar en Condorito. En 1997, Elias Llanos Canales produce un álbum completo titulado Condorito: Ritmo Latino, como tributo a Condorito con la participación de varios artistas importantes de la música popular chilena. Y la milonga de Francisco Núñez en 2006.

En 1996, Televisa compró los derechos de Condorito y lo internacionalizó cambiando el formato y la frecuencia de impresión. La producción obtuvo una crítica pésima y una fracaso comercial contundente. Hay puntos que podrían explicar esto. Temporalidad socio histórica: Condorito, en su Chile local, no se asocia con los espacios caribeños, estaría más asociado a la cumbia chilena, los tangos o a la cuecas, pero no los caribeños. Temporalidad interna de la historia: la mayoría de las canciones de CRL no cumplen con la misma narrativa de las historietas de Condorito (tensión que desemboca en la última biñeta). El Condoriqué, que fue el single más representativo del CRL, es un tema festivo, basado en tres acordes y estribillos básicos. El cantante tiene un tinte baladista que no convence como personificación de Condorito. 

Comparando CLR con la milonga de Nuñez, es evidente que el éxito de esta pieza instrumental se articula una  temporalidad socio histórica, interna de la historia y narrativa que garantiza su relevancia y éxito.

(1970-1973) – Natalia Ayo Schmiedecke (Universidade Estadual Paulista)

En la década de los 60 y 70, hay dos figuras emblemáticas, los gradualistas (sin violencia) y los rupturistas (con violencia). Formaron una coalición y postularon a Salvador Allende, quien ganó las elecciones por ratificación del Congredo mas no por mayoría unánime. Luego, el ejército y grupos de derecha boycottearon el gobierno produciendo el golpe de estado que instaló s Pincohet en el poder. 

Durante los tres años del gobierno de Allende se produjeron algunos álbumes representativos. En 1970, canto al programa – inti llimany. 1971. 40 medidas cantadas. 1971. Se cumple un año y se cumple. 1972. Chile Pueblo (en el 2do año del gobierno popular). 1973. No volveremos atrás. Las ideas centrales de estas producciones: hay un compromiso con los trabajadores. Aunque la mayoría de sus intérpretes estaban alineados al movimiento rupturista, promovían los procesos gradualistas que Allende aplicaba. Las temáticas eran segmentadas en base a a las industrias claves de producción. Hay un llamado a la unidad popular. Hay una lucha de la unidad popular vs. a la oposición, incluyendo algunas parodias.

Sin embargo, toda la narrativa de los temas provocan una paradoja: más que una celebración, parece ser un intento a validar el programa político de unión popular cuando estaba siendo cuestionado por todos lados.

Música, Memoia y Derechos Humanos: El caso de un Singer-Songwriter y Torturador en la Chile de Pinochet- Katia Chornik (University of Manchester, UK) 

La relación entre música y tortura ganó interés a principios de los 2000 cuando la tortura con el uso música popular en Guantánamo por parte del gobierno de los Estados Unidos. El trabajo de Chornik consistió en una investigación de campo de Pedro Barraza (pseudónimo). Pedro fue uno de los principales agentes de Pinochet y dirigió un centro de tortura para prisioneros políticos. Barraza está en la cárcel, condenado a cadena perpetua, y las entrevistas fueron realizadas durante el 2014 en su prisión.

Pedro empezó como cadete en la milicia. El era un cantautor, al que le ofrecieron un contrato de grabación, pero al tener la oferta de convertirse un agente de la inteligencia militar, y abandonó su carrera musical. En 2010, Pedro recibió la gaviota de plata en 2010 en Viña del Mar por haber derrocado al terrorismo Marxista en Chile. En la cárcel, ha sido un compositor (songwriter) prolífico, incluso uno de sus temas es interpretado por José José. También brinda clase de guitarra y los guardias lo llaman Mozart. Chornik, presenta una grabación hecha en la carcel llamada Deja mi pasada atrás. Y otra llamada Siempre he sido libre donde su lealtad por Pinochet es evidente. 

Con referencia al uso de música en el centro de tortura, no hay prueba directa de que se la usó para torturar, pero uno de los temas que Pedro escribió en esa época, se titulaba Que bonito es vivir, un sarcasmo evidente. Aunque Pedro evadió las preguntas relacionadas con música y tortura, esta investigación ha provocado polémica para Chornik bajo el argumento de que darle una voz a los agresores puede representar una justificación de sus actos; sin embargo, ella propone que solo así se puede formular una visión completa de sus actos.

Abstractos completos:

Cristian Guerra Rojas:  En 1949 en Chile se publico el primer numero de Okey, una revista de historietas. En ese mismo numero debuto Condorito, un personaje humoristico creado por el dibujante y caricaturista Rene Rios (Pepo). Em la actualidad, aunque Condorito se ha convertido en un personaje practicamente globalizado, en Chile todavia se le aprecia como icono nacional y local. En 1997, en el marco del Festival Internacional del Comic en Santiago de Chile, el chileno Elias Llanos decidio escribir un grupo de canciones alusivas a Condorito y esto resulto en un CD titulado Condorito: Ritmo Latino, en el cual colaboraron algunos musicos de reconocida trayectoria. La cancion que logro mas difusion de este CD fue “El Condorique”, pero tanto esta pieza como el fonograma en su conjunto no obtuvieron el exito esperado en Chile. En esta ponencia me interesa explorar algunas causas posibles de este “fracaso” artistico a partir de diferentes nociones de temporalidad. Especificamente, considero la temporalidad sociohistorica, donde se contraponen la historia local chilena y la historia caribeno-internacional, la temporalidad de la estructura de las historietas en contraposicion a aquella implicada en los esquemas formales de las canciones, y finalmente el tiempo-espacio festivo frente al clima de fiesta fingida que se percibe en las canciones contenidas en el CD. Como referencias teoricas considero estudios sobre Condorito, sobre la historieta em Chile, sobre las musicas populares urbanas en Chile y Latinoamerica, y sobre diferentes conceptos y nociones de temporalidad vinculados con musicas populares.
 

Natalia Ayo Schmiedecke: Em 1970, diversos musicos ligados ao movimento da Nova Cancao Chilena declararam seu apoio a candidatura presidencial do socialista Salvador Allende, representante da Unidade Popular. Enquanto sua vitoria eleitoral aguardava ratificacao, o conjunto Inti-Illimani gravou o LP Canto al programa com o objetivo de difundir pelo pais o programa de governo da coalizao. Dando continuidade ao tema, nos anos seguintes foram lancados tres LPs comemorativos dos aniversarios do governo instaurado: as obras coletivas Se cumple un ano, !!!y se cumple!!! (1971), Chile pueblo (1972) e No volveremos atras (1973), editados por diferentes selos discograficos. Enfocando esses quatro discos, nossa comunicacao analisara as maneiras como o tempo presente chileno aparece representado em cada caso. Para tanto, observaremos as escolhas tematicas e musicais realizadas, associando-as aos interesses dos artistas e grupos políticos envolvidos na producao dos discos. Buscaremos, a partir dai, examinar como eles pretenderam intervir na conjuntura politica nacional em um momento de extrema polarizacao ideologica e de fortes tensoes no interior da esquerda. A analise dos discos comemorativos se pautara no pressuposto de que que comemorar significa “reviver de forma coletiva a memoria de um acontecimento considerado como ato fundador” recurso voltado a (re)construir consensos que cumpre um papel especialmente importante em tempos de crise.

Katia Chornik: This paper explores the intersections of popular music, memory and human rights through the case of Barraza (pseudonym), a Chilean singer, guitarist and composer of ballads. When I recently interviewed him, he showed me a gaviota de plata (silver seagull) awarded to him by the International Song Contest of Viña del Mar (Chile). This important accolade was not, however, granted for his musical talents but “for having defeated Marxism terrorism in Chile”, as the inscription reads. Barraza was in fact a top agent of the CNI, one of the secret services of Pinochet’s dictatorship (1973-1990). As part of his duties, Barraza ran a clandestine torture and detention centre known for its heavy manipulations of political prisoners’ acoustic environment. Convicted of innumerable crimes, Barraza now serves life imprisonment. Using my interview material and drawing on research in musicology (Cusick, 2013; Grant and Papaeti, 2013), memory studies (Lazzara, 2014) and sociology (Jelin, 2002), I explore Barraza’s elusive memories of Pinochet’s prisons and their sound landscapes, how he makes sense of his own detention and confronts passing-of-time anxieties through ballads he has composed as a prisoner. My analysis suggests that for him, music has been a powerful tool to exert agency upon time.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s