Hoy es un día especial

Hoy es un día especial. Y no lo digo solo como una expresión retórica. Permítanme explicar porqué:

Entre el 2008 y 2010, junto con mis hermanos y cuatro músicos, grandes amigos, londinenses (posteriormente, uno de ellos fue reemplazado por un nueva-zelandés) formamos Reverso; banda que se convertiría en el referente de ska mestizo en el circuito de Londres. Fuimos parte de una ola de bandas independientes de tinte latino que marcó un movimiento sólido con una audiencia creciente y vibrante.

Sin embargo, en pleno momentum, mis ganas de recorrer el mundo, mezcladas con un período emocional un poco complicado, me llevaron en un viaje por los cinco continentes. Aunque al retornar, Reverso continuó hasta el 2012, ya no fue lo mismo. Cuatro de los integrantes salieron del UK, incluyendo mis hermanos. Aunque en ese entonces sentí que la decisión de viajar fue la correcta, el daño colateral que le causó a Reverso es un peso que continúa acechándome constantemente.

A finales del 2013, retorné a Quito. Como parte de mi trabajo, tengo a mi cargo el módulo de Songwriting en la Escuela de Música UDLA. Durante los últimos dos meses, he llevado a cabo las Noches Open Mic en La Estación. En ellas, mis alumnos, de básico y avanzado, junto con otros songwriters, han interpretado más de 160 temas inéditos. Ha sido un viaje fabuloso donde los he visto crecer y apasionarse de su rol como songwriters. Eso me llena de mucha alegría.

Hoy, como parte de la Noche de Clasura, abriré el show con un set corto. Me siento honrado que estaré acompañado de mis hermanos más cuatro músicos con una energía fascinante. Entre ellos está Alejandro del Pozo, a quien agradezco por su amistad y empuje para haberlo hecho. Hoy, 2 años después, me reencuentro con mis hermanos en el escenario, haciendo lo que más nos gusta, lo que nos llevó lejos, lo que nos mantuvo cerca, lo que nunca nos abandonó,… nuestra música.

Hoy, es un día especial.

(Info del evento: aquí)