Colombia – A bittersweet romance.

P1010258

(Bogotá – from the hill of Monserrate)

(EN ESPAÑOL ABAJO)

Since October, Colombia’s been experiencing one of its strongest winters in decades. This weather situation forced us to reduced the number of stops on our way south. After visiting the region of Santander, we headed towards the capital city: Bogota. After this, I went to Cali and then San Agustin, where I reunited with Daniel before continuing to the border with Ecuador. 

Bogotá is a very special city for me. In 2003, I was going to move to Bogotá to study and settle. However, the opportunity to go to the UK appeared and I took it still thinking to come back to Bogotá after 6 months, but things ended up differently and I never left the UK, well, until now. So, after 8 years, Bogotá is not looking as pretty as I remembered it. Nevertheless, the city keeps some magic. It was great to ‘undust’ memories, meet some old friends and see where life has taken us almost a decade later. We had a great time and a productive move. We had a meeting with a representative from EMI publishing and things are looking promising. For more detail, click here where Daniel has written about it. 

Cali and San Agustin were our last stops. Cali is the city where I spent many of my holidays when I was a kid. It’s looking beautiful. The weather is gorgeously hot. Unfortunately, I was hit by a strong cold and couldn’t enjoy as much as I wanted. Then, San Agustin is a little town in the region of Huila with a rich history. There was a pre-hispanic civilization who left lots of archaelogical artefacts and it was nice to visit. We stayed in an ecological farm, working too. A rewarding experience for a golden finale. 

It is difficult for me to write about Colombia from an objective position. It’s my second land. I think I had extremely high expectations for it. After crossing the border with Venezuela, the magic of a better, orderer, less corrupt and most peaceful place lasted only the first day. Don’t get me wrong, the dynamics in comparison with Venezuela are completely different. The far right politics of this country are providing a false sense of security, numbing the real effects of poverty and mutilating the social securities such as: free education, free health system, pension schemes… it’s alarming!

However, once you’ve been this country, it is evident that the things for which is famous are not as important as the ones that made it unique: the strenght of its people, their self-willingness, their humour, their culinary traditions, the expresiveness, the berraquera of their hearts, more than a riddle is an inspiration. Colombia is definitely a rich country, but in the words of Eduardo Galeano, its richness is the cause of its poorness! Colombia, my lovely motherland! my bittersweet romance!

VERSION EN ESPAÑOL:

 

Desde Octubre, Colombia ha estado experimentando uno de sus más fuertes inviernos en décadas. Esta situación nos obligó a reducir el número de paradas en nuestro camino hacia el sur. Después de visitar la región de Santander, fuimos a la capital: Bogotá. Después de esto, me fui a Cali y San Agustín, donde me reuní con Daniel antes de continuar hacia la frontera con Ecuador.

Bogotá es una ciudad muy especial para mí. En el año 2003, planeaba trasladarme a Bogotá para estudiar y vivir. Sin embargo, la oportunidad de ir al Reino Unido apareció y la tomé pensando todavía en volver a Bogotá después de 6 meses, pero las cosas terminaron de manera diferente y me quedé en Londres, bueno, hasta ahora. Después de 8 años, Bogotá no está tan bella como la recuerdo. Sin embargo, la ciudad conserva un poco de magia. Fue genial desempolvar recuerdos, encontrarme con viejos amigos y ver donde la vida nos ha llevado casi una década después. La pasé muy bien y tuvimos un tiempo productivo al reunirnos con un representante de la editora EMI, las cosas se ven prometedoras. Para más detalles, haz clic aquí, donde Daniel ha escrito sobre ello.

Cali y San Agustín fueron nuestras últimas paradas. Cali es la ciudad donde pasé muchas de mis vacaciones cuando yo era un niño. Se ve hermosa. El clima es maravillosamente caliente. Por desgracia, fui golpeado por un resfriado fuerte y no pude disfrutar tanto como quería. Luego, San Agustín es una pequeña ciudad en la región del Huila con una rica historia. Hubo una civilización pre-hispánica que dejó un montón de artefactos arquelógicos. Nos alojamos en una hacienda ecológica, donde trabajamos también. Una experiencia gratificante para cerrar con broche de oro.

Es difícil para mí escribir sobre Colombia objetivamente. Es mi segunda tierra. Creo que tenía expectativas muy altas. Después de cruzar la frontera con Venezuela, la magia de un lugar mejor, más ordenado, menos corrupto y más pacífico duró sólo el primer día. No me malinterpreten, la situación en comparación con Venezuela es diferente. Sin embargo, la política de extrema derecha de este país provee una falsa sensación de seguridad, entumece los efectos reales de la pobreza y lentamente mutila los derechos sociales tales como: educación gratuita, sistema de salud gratuito, jubilación … es alarmante!

Aún así, quien visita este país, se da cuenta que las cosas por las que es famoso no son tan importantes como las que lo hacen único: la fuerza de su gente, su voluntad, su humor, sus tradiciones culinarias, su expresividad, la berraquera de su corazón, más que un acertijo es una fuente de inspiración. Colombia es, sin duda un país rico, pero en las palabras de Eduardo Galeano, su riqueza es la causa de su pobreza! Colombia, mi hermosa patria! mi romance agridulce!

 

1 thought on “Colombia – A bittersweet romance.

  1. Creo que Colombia es un país ‘maravilloso’ cuando uno está ‘de visita’. No solo esta patria todavía es demasiado ‘jóven’ (tenemos poco más de 2 siglos de ser una república independiente) sino que muchos colombianos siguen creyendo que es el ‘ombligo del mundo’. Lo primero es como darle las llaves de un McLaren F1 a un quinceañero. Andamos por ahí estrellando a todo el mundo y estrellándonos contra el mundo. Lo segundo es fruto o de la ‘falta de roce’ con el resto del mundo, de tener otras experiencias (tales como las que Abner y Danil han tenido), de reconocernos como una simple ‘mota’ en el tejido universal, o en un caso más triste, es fruto de la ceguera voluntaria de no creer que hay algo sino mejor, si diferente a Colombia.Dejo un video, que aunque un poco largo (Un poco más de 27 minutos), da una luz acerca de las diferencias con otros países. http://youtu.be/fnm956LkFV8

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s